PNI – Psiconeuroinmunología

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter

La psiconeuroinmunología clínica (PNI) es la ciencia que estudia e investiga la interacción de todos los sistemas del cuerpo humano.

El objetivo principal de la psiconeuroinmunología (PNI) es equilibrar la fisiología y la bioquímica del cuerpo humano teniendo en cuenta todos los sistemas del cuerpo, orientándolos hacia una regulación y curación.

¿Qué herramientas se utilizan en el tratamiento con psiconeuroinmunología (PNI)?

Lo primero que hacemos es una entrevista personal para analizar los síntomas que manifiesta el paciente buscando el origen de la patología a partir de los síntomas. Tras esto, analizamos su alimentación y sus hábitos de vida para ver cómo influyen sobre el paciente.

Una vez analizado todos los aspectos de la globalidad del paciente realizamos un deep learning o aprendizaje profundo, es decir, explicamos al paciente qué le ocurre y cómo debe hacer frente. De esta manera evitamos reincidencias. En este deep learning explicamos el tratamiento que conlleva:

  • Cambios en la alimentación: puede haber alimentos que afecten negativamente a la salud del paciente e incluso que sean tóxicos para su cuerpo creando desequilibrios entre los sistemas antes citados. La psiconeuroinmunología utiliza la alimentación como medicamento.
  • Suplementos nutritivos naturales y fitoterapia: para combatir las carencias o excesos, mejorando el equilibrio y así llegar a un estado de bienestar.
  • Hábitos de vida: en caso de ser necesario se realizarán pautas de ejercicio controlado, pautas de sueño, pautas de defecación,…

¿Qué se trata con la psiconeuroinmunología (PNI)?

  • Problemas intestinales y digestivos: pesadez de estómago, vómitos, ardores, hernia de hiato con sintomatología, úlceras, bacterias, diarreas, estreñimiento, colitis ulcerosa, chron, …
  • Problemas reumáticos: artritis, artrosis,…
  • Problemas inmunes: psoriasis, alergias, …
  • Osteoporosis.
  • Problemas dermatológicos: acné, dermatitis, hiperhidrosis, …
  • Problemas cardiovasculares: hipertensión, colesterol elevado, retención de líquidos, …
  • Problemas neurológicos: cefalea, depresión, migrañas, fibromialgia, síndrome de la fatiga crónica, …
  • Problemas endocrinológicos: trastorno de la tiroides, diabetes, …
  • Control de peso.
  • Mejora del rendimiento deportivo.