“Anda!! ¿A tú consulta también vienen hombres?!” cuando un hombre acude a la unidad de suelo pélvico

       Esto es lo que ocurre siempre que sale un hombre de mi consulta y automáticamente entra una mujer sorprendida. Pues si, mujeres del mundo, que sepáis todas que no estamos solas en esto, ellos también tienen suelo pélvico, en este momento es cuando algunas de vosotras os quedáis ojiplaticas. Pues de eso precisamente va este post, del periné masculino.

       Son muchas las diferencias entre el hombre y la mujer, creo que no he dicho ninguna novedad. Si nos vamos a la zona que nos acontece nuestros órganos reproductores son diferentes. Ellos tienen próstata, es una glándula localizada debajo de la vejiga y que abraza la uretra que es, al igual que en las mujeres, por donde se vacía la vejiga, es decir, por donde sale el pis. Tiene dos funciones importantes, proteger a la vejiga de los agentes externos nocivos y generar la mayor parte de los componentes del liquido seminal, es decir, lo que expulsan al eyacular. Hoy en día sabemos que las secreciones de la próstata mejoran las condiciones para la movilidad, supervivencia y transporte de los espermatozoides, de cara a la fecundación.

       Llegados a cierta edad la próstata, que tiene normalmente el tamaño de una nuez, puede cambiar de tamaño y se producen la hiperplasia benigna de próstata (HBP), la prostatitis o el cáncer, esta triada la podríamos llamar la buena, la infecciosa y la mala
  • HBP: es el aumento benigno de la próstata, íntimamente relacionado con la edad. Al aumentar el tamaño obstruye la salida del pis de la vejiga, bien porque comprime la uretra (canal de vaciado), o porque hace la vejiga tiene que hacer fuerza para vaciarse y se “muscula”. Los síntomas que dan son:
                      Retardo en la micción.
                      Micción intermitente con goteo al final.
                      Chorro de orina débil.
                      Micción prolongada.
                      Sensación de no acabar de orinar.
                      Aumenta las visitas al baño tanto diurnas con nocturnas.
                      Necesidad urgente de orinar.
                      Incontinencia.

  • Prostatitis que pueden ser bacterianas o no-bacterianas, y agudas o crónicas. Aumenta el tamaño debido a la inflamación y produce síntomas irritativos y obstructivos como la HBP.
  • Cáncer, aumento maligno de tamaño de la próstata, puede estar silente mucho tiempo, pero acaban apareciendo todos los síntomas anteriormente descritos más, en ocasiones, hematuria (sangre en la orina).

       Tanto la HBP como el Cáncer, al principio son tratados farmacologicamente. Finalmente son extirpados parte o toda la próstata (prostatectomía parcial o radical). En ambos casos hay dos cosas que se afectan: los abdominales y el esfínter uretral. Esto provoca en la gran mayoría de los casos una incontinencia urinaria. Es entonces cuando acuden a su fisioterapeuta especializado en suelo pélvico. En la consulta se les trata mediante electroestimulación para reeducar la musculatura, junto con la Gimnasia abdominal hipopresiva, que nos va a servir: para dar tono a los abdominales y recuperar las incisiones quirúrgicas, para recuperar el tono del suelo pélvico y enseñar a los músculos a realizar la función de esfínter. Esto sería un tratamiento básico en un hombre con incontinencia urinaria, además puedes tratarles con Kegel para recuperar ese 20% del que hablamos en post anteriores, ejercicios contraresistidos de suelo pélvico (mediante maniobras de estiramiento del pene), tratamiento manual de las cicatrices y del abdomen en general.


       Otros motivos por los que acuden los hombres a consulta son incontinencias fecales por deterioro del suelo pélvico, por todas aquellas causas que explicamos en los primeros post (esfuerzos, obesidad, herencia, estreñimiento…). También es frecuente en los hombres las hernias, tanto de hiato, como inguinales y umbilicales, en ese caso interviene un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico para reeducar los abdominales y darles el tono suficiente para amortiguar las presiones. La menos frecuente, (de echo, yo aún no he tenido a nadie en consulta con ese problema, y no creo que sea porque no los haya sino por cuestión de pudor y orgullo), son las disfunciones sexuales (anorgasmia, eyaculación precoz, eyaculación retrógrada)… pero explicar esto es demasiado largo así que en otro post, os lo cuento.
Para concluir decir que los hombres acuden a consultas de suelo pélvico, que también necesitan hacer hipopresivos tanto como prevención para hernias como para evitar incontinencias, obviamente también si quieren afinar cintura y todas esas maravillas que nos aporta la Gimnasia abdominal Hipopresiva.
Ya no tienes excusa, ya puedes acudir a tus clases de hipopresivos en pareja, o hacerlos en casa juntos!!


Publicado en Divulgativo
5 Comentarios en ““Anda!! ¿A tú consulta también vienen hombres?!” cuando un hombre acude a la unidad de suelo pélvico
  1. ¡Excelente! Muchas Gracias. ¡Saludos!

  2. Felix Albora dice:

    Da gusto encontrar gente formada y sin tabúes

  3. Sabina dice:

    Claro y preciso! Felicidades.

  4. Piti Pinsach dice:

    Enhorabuena por el clarificador artículo Leire.
    Un abrazo
    Piti

1 Pings/Trackbacks para "“Anda!! ¿A tú consulta también vienen hombres?!” cuando un hombre acude a la unidad de suelo pélvico"
  1. […] En este blog, muchas veces,  parece que nos dedicamos solo a las mujeres y que el suelo pélvico es solo cosa de chicas, pues no, los hombres también tienen, y hoy vamos a abordar uno de los problemas relacionados con el suelo pélvico masculino. […]